Cómo evitar un golpe de calor al viajar



Uno de los principales problemas a los que se debe de enfrentar gran cantidad de viajeros es al de sufrir un golpe de calor en algunos de sus viajes por aquellos destinos que tienen un clima con altas temperaturas, especialmente en verano que es cuando hay una mayor probabilidad de sufrir una insolación o una fuerte ola de calor.

Existen una serie de consejos para todas aquellas personas que se encuentran viajando por infinidad de países que sufren altas temperaturas y en donde en mas posible sufrir problemas relacionados con el calor. El principal problema a tener en cuenta, es que en esta época cuando aumenta en gran medida las posibilidades de sufrir altas subidas de temperatura y con ellos los problemas derivados típicos de las altas temperaturas.

Lo primero es entender qué es un golpe de calor y por qué motivo lo sufrimos. Estos golpes de calor se dan principalmente cuando la temperatura corporal de nuestro cuerpo, empieza a superar los cuarenta grados con lo que empieza a haber un colapso del sistema que regula la temperatura interna de nuestro organismo, empezando a haber una incapacidad interna para disipar ese calor y poder administrar esas temperaturas tan altas, dando lugar a una sensación interna muy desagradable con sensación de pesadez y fatiga.

Para entender y saber si tenemos una Ola de calor, es importante estar pendiente de los posibles síntomas que podamos padecer. Estos síntomas van desde algún tipo de nausea o vómito, algún tipo de dolor de cabeza, deshidratación, fatiga o incluso de somnolencia e incluso algún tipo de de taquicardia o de convulsión. Es importante destacar que las personas mayores de 65 años y los niños, son los más propensos a sufrir estos golpes de calor.

Si no sabemos gestionar adecuadamente este golpe de calor, podemos llegar a tener serios problemas derivados de estas temperaturas, como pueden ser la perdida de conciencia, un colapso cardio respiratorio e incluso podemos llegar a perder la vida si no se toma ninguna medida adecuada.Es por ello que para poder prevenir el calor excesivo, podemos tomar una serie de medidas, como son el evitar exponerse de manera directa a el sol, en las horas del día cuando mayor pega el sol, que suelen ser desde las doce del mediodía hasta las cinco de la tarde.

Otras prevenciones que podamos adoptar es la de utilizar ropa ligera y holgada, a poder ser con colores claros. Es de sentido común permanecer en las zonas con más sombra, más ventiladas y que ofrezcan una menos luminosidad que permita tener la temperatura por debajo de lo normal.

0 comentarios:

Publicar un comentario