¿Qué ver y dónde comer en Soria?


A lo largo de toda España, podemos dar con infinidad de pequeñas ciudades que a lo largo de la histórica marcaron un hito importante en algún momento concreto de esta. Un ejemplo de ella es la ciudad castellana de Soria, una pequeña joya que merece ser visitada al menos una vez en la vida y la cual ofrece una amplia oferta a los turistas y a los visitantes que acuden a ella.

El que ver y hacer así como el donde en comer en Soria, es una de las preguntas fundamentales que sin duda se hacen las personas que la visitan, ya que sin tener una idea preconcebida , más o menos todos piensan que uno de los platos típicos que se puede encontrar uno en esta pequeña ciudad es el cochinillo asado. Sin embargo, Soria ofrece mucho más que una rica y variada gastronomía, la cual puede ser la ginda que culmine un día magnífico.

Una de las visitas casi obligadas a Soria es la ciudad de Numancia, la cual marcó un carácter bien conocido y significó una de las leyendas más emocionantes de nuestra historia. A apenas unos cinco minutos al norte de Soria, se encuentran los restos de esta ciudad celtíbera , icono de la resistencia al imperio romano y a la conquista por parte de este de la península, ya que de esta historia se desprende la famosa frase de la defensa numantina, la cual durante algo más de veinte años, resistió al pujante conquistador romano.

Otras visitas casi obligadas de Soria, son la multitud de pequeñas iglesias, monasterios y capillas que jalonan tanto en centro como los alrededores de Soria. Es de destacar por ejemplo la ermita de San Saturio, de gran belleza, el cual se encuentra enclavado en un Páramo verdaderamente envidiable, al lado del río Duero, siendo la residencia del santo de la ciudad, San Saturio, el cual es de verdadera devoción en toda la provincia, así como uno de los lugares elegidos por miles de novios cada año para celebrar su casamiento.

No debemos olvidar tampoco el centro de la ciudad y su casco histórico, el que se puede visitar en una sola mañana en un agradable paseo, pudiendo ver infinidad de pequeñas joyas arquitectónicas dignas de mención, como el palacio de los condes de Gomara, la iglesia de Santo Domingo, o el palacio de la Audiencia. Es sin duda una pequeña ciudad que ofrece una amplia oferta a sus visitantes, siendo por su belleza y disposición , una ciudad que puede llegar a enamorar tanto por su tranquilidad como por su belleza.

0 comentarios:

Publicar un comentario